La periódica revisión dominical

BUNKER LITERARIO

Marguerite Duras: Siempre es terrible marzo 5, 2010

Filed under: literatura francesa — laperiodicarevisiondominical @ 10:23 pm
Tags: ,

Es no creer, o creer en muy pocas cosas. Es moverse en una penumbra biográfica, pero indagar desde otra penumbra: la escritura que intenta, y no puede; que aspira, pero falla. Marguerite Duras, en El Amante, confiesa que ya es tarde, que siempre es demasiado tarde, sin embargo, más que usar el lenguaje, juega a hacer el gesto.


La historia de mi vida no existe. Eso no existe. Nunca hay centro. Ni camino, ni línea. Hay vastos pasajes donde se insinúa que alguien hubo, no es cierto, no hubo nadie. Ya he escrito, más o menos, la historia de una reducida parte de mi juventud, en fin, quiero decir que la he dejado entrever, me refiero precisamente a ésta, la de la travesía del río. Con anterioridad, he hablado de los períodos claros, de los que estaban clarificados. Aquí hablo de los períodos ocultos de esa misma juventud, de ciertos ocultamientos a los que he sometido ciertos hechos, ciertos sentimientos, ciertos sucesos. Empecé a escribir en un medio que predisponía exageradamente al pudor. Escribir para ellos aún era un acto moral. Escribir, ahora, se diría que la mayor parte de las veces ya no es nada.


Y como la totalidad es injusta, Duras, consciente del dilema, aborda una obra donde el sujeto femenino denuncia una demanda. La construcción de una identidad extranjera, da paso a la solidificación de un concepto: un yo femenino que sabe cuál es su propósito y que sabe que lo debe conseguir a cualquier precio.


Las observaciones fragmentarias, están detalladas desde un punto de vista que critica y se reconoce. Hay un doblez figurativo, una forma de ser, pero también un comportamiento que juega a cumplir un rol. Y está el desencanto, todo el desencanto de un mundo que castiga, aun cuando uno no crea en sus promesas.


Parezco lo que quiero parecer, incluso hermosa si es eso lo que quieren que sea, hermosa, o bonita, bonita por ejemplo para la familia, solamente para la familia no, puedo convertirme en lo que quieran que sea. Y creerlo. Creer, además, que soy encantadora. En cuanto lo creo, se convierte en realidad para quienes me ven y desean que sea de una manera acorde con sus gustos, también lo sé.


La protagonista, que padece la escritura como destino y condena, juega a recordar. Pero reconoce la distancia como un elemento central. No es el momento el que se narra, sino el momento en que se recuerda. Desprenderse de la actualidad para contar la infancia. El contexto estará dado por el paso del tiempo, por lo que se vivió y por lo que se ha vivido. El lenguaje, en consecuencia, se desplaza en la obra, consciente de la temporalidad que lo aqueja. Y la idea es hacer de la escritura un flujo que desemboque en un olvido. No digo ocultar, sino llenar los espacios para poder abandonarlos. De cierta forma, la intención escritural pasa por un no darse cuenta. Hacer del gesto una inconsciencia forzada. Convertir en signo el proceso.


Ahora la madre y los dos hermanos están muertos. También para los recuerdos es demasiado tarde. Ahora ya no les quiero. No sé si los quise. Los abandoné. Ya no guardo en mi mente el perfume de su piel ni en mis ojos el color de sus ojos. Ya no me acuerdo de la voz, salvo a veces la de la dulzura con la fatiga de la noche. Ya no oigo la risa, ni la risa ni los gritos. Se acabó, ya no lo recuerdo. Por eso ahora escribo tan fácilmente sobre ella, tan largo, tan tendido, se ha convertido en escritura corriente.


Nunca he escrito, creyendo hacerlo, nunca he amado, creyendo amar, nunca he hecho nada salvo esperar delante de la puerta cerrada.


Duras hace que la protagonista imponga su visión, he dicho, y lo hace a través de las críticas que realiza a la forma de actuar de ciertas mujeres en la sociedad en la que se desenvuelven. Apoyada por un contexto adverso, donde el país formula convenciones sociales extremadamente fuertes, la protagonista procura desgastar esa convención describiendo ciertas actitudes en base a la reconstrucción de una escena.


Ellas esperan. Se visten para nada. Se contemplan. En la penumbra de esas quintas se contemplan para más tarde, creen vivir una novela, ya tienen los amplios roperos llenos de vestidos con los que no saben qué hacer, coleccionados como el tiempo, la larga sucesión de días de espera. Algunas se vuelven locas. Algunas son abandonadas por una joven criada que se calla. Abandonadas. Se oye cómo la palabra las alcanza, el ruido que hace, el ruido de la bofetada que da. Algunas se matan.


La construcción de un sujeto pasivo se contrapone con la visión de la propia protagonista. Ésta actúa guardándose algunas intenciones; sabe que su camino es el secreto. De esa forma conseguirá sus propósitos. No pide amor; entrega sexo a cambio de un beneficio económico para los suyos. No quiere escenas de enamorados; quiere usar y que la usen.


Hay una historia que busca reconstruir la imperfección del recuerdo, sin la nostalgia de toda memoria. Un sujeto, la protagonista mujer, que reconoce el costo de todo tránsito. Marguerite Duras utiliza el fragmento para visitar una época que autodenominó vejez prematura. Ya no hay inocencia tras el juego. Ni siquiera la escritura, como método, se asume como inocente: lo que calla y enuncia son también dos modos de aproximación.


No se trata de que sea necesario conseguir algo, sino de que es necesario salirse de donde se está.


R.S

About these ads
 

One Response to “Marguerite Duras: Siempre es terrible”

  1. Lobo Says:

    me parece extraordinaria esta idea
    “Hay una historia que busca reconstruir la imperfección del recuerdo, sin la nostalgia de toda memoria” es de verdad algo que merece ser remarcado y dicho en una voz tan alta que me veré quizás en la obligación de escribir sobre esta formad e ver las cosas que tan cercano me atraviesa pero debo reconocer nunca lo pensé con tal crudeza.
    Gracias.


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 87 seguidores