La periódica revisión dominical

BUNKER LITERARIO

Nada feliz en Bioy junio 29, 2008

Filed under: Literatura Argentina — laperiodicarevisiondominical @ 6:36 am
Tags: , , ,

 Desconfiar es norma. Lo pensaban los griegos, lo repitió incansablemente Onetti, ahora vengo a decirlo yo. En el prólogo a Dormir al sol, Bioy Casares hace memoria, corrobora lo escrito hasta el momento, reflexiona y resuelve que si sus libros fuesen casas,  él preferiría irse a vivir a Dormir al Sol. “A diferencia de mis otras novelas,” dice Bioy, “Dormir al sol está desprovista de tragedia o, más precisamente, de dolor.” Pero Bioy juega, tanto en el prólogo como en el texto. Uno sabe que lo grotesco por doloroso, menos doloroso, y acaso cómico. Y que acaso Bioy no haga más que ironizar y tenga motivos que le valgan esa discreta felicidad que es Dormir al sol. Pero no tengo duda: nada feliz en Bioy, o nada feliz, siquiera, en Dormir al Sol.  

Sin embargo, una serie de engaños, de discursos imprevistos, de humores intempestivos hacen que Bioy juege. Bioy juega y en ese juego, uno –que desconfía, aunque a veces muy poco- se aferra a Bordenave y a sus constantes  devaneos; uno se deja ir tras una mujer cuya ausencia es centro del  furor amoris al que responde Bordenave. Dormir al sol tiene esa rara condición que hace a las novelas de aventuras: un lector que no soporte atestiguar el devenir de la obra; que se sumerja e inevitablemente, nade en ella. No sé de la influencia de Dostoiesvky en Bioy, pero muchos de los rasgos dostoievskianos clásicos anidan en Dormir al Sol. Al igual que sucede con Polina en El Jugador, Diana es la imagen tirana y fugitiva del amor; pero el caso de Dostoievsky es diferente:  la evasión de Polina es personal, voluntaria. Polina huye ya que la fuga sostiene la clave de su amor; huye, insisto, porque Alex Ivanovich avala esa huída, y en consecuencia, hace del amor lo que del juego de ruleta: presiente que el mismo juego es la única apuesta válida. Dostoievsky, como Baudelaire, creyó en una belleza desestabilizadora, eternamente en conflicto, irregular. Baudelaire, como Dostoievsky, sabía que tal vez fuese dulce ser alternativamente víctima y verdugo. (Baudelaire, Journaux Intimes, 51)

Pero Bioy duda de todo eso; y sabe que la belleza tiene su sentido convulsivo, su cuota de escándalo, en la fatalidad de su carácter efímero. Así es que Diana corrobora una ausencia doble; y una de las caras de esta ausencia es abominable  (Baudelaire, Journaux Intimes, 55). La primera es ser presa, cautiva –aunque nunca víctima- del Hospital Frenopático que la aleja de Bordenave.  La segunda es la ausencia in situ; Diana vuelve pero ya siendo otra, o vuelve tan siquiera para devenir otra. Volver y ser, a los ojos de Bordenave, lo  irrecuperable, lo que ya no volverá a ser. No sé cómo ni por qué se me dio por preguntarme quién estaba mirándome desde los ojos de Diana (Bioy Casares, 1973, 153), recapitula Bordenave. Si el mundo sin Diana tornábase agresivo, caótico, hostil, ya con su vuelta, se resiente a albergar las contradicciones que parecen darle un sentido incierto. Bioy sabía esto. Volvía a ello una y otra vez. Sabía que amar era crear al otro, pero a un mismo tiempo, asistir a la creación de uno mismo; al punto de llegar a confundirse el uno en el otro,

 

 mirándome fijamente, como si quisiera desentrañar un secreto que hubiera en mí. La idea me hizo gracia, iba a decirle que yo no tenía secretos, pero de pronto me pareció que el secreto estaba en ella y me asusté. (Bioy Casares, 1973, 55)

 

 

En Dormir al Sol, lo recuperable es sólo un dejo de ironía al que Bioy tiñe de alegría. Bioy cree decir, nuestro amor no somos nosotros dos, sino lo que hace a nuestro amor. Todo lo que lo hace fatal, todo lo que lo hace humano, cuando repito, nada, nada feliz en Bioy.

 

 

 

M.A

 

 

 

 

 

3 Responses to “Nada feliz en Bioy”

  1. plaguita Says:

    quién ha escrito esto?

  2. laperiodicarevisiondominical Says:

    yo, Plaguita, yo

  3. “-¿Nunca se le ocurrió pensar que uno quiere a la gente por sus defectos?”
    (Dormir al sol, Adolfo Bioy Casares)

    Muy bueno.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s