La periódica revisión dominical

BUNKER LITERARIO

Dossier Kerouac: October in The Railroad Earth / Octubre en las vías del Tren (1957) mayo 4, 2009

 

 

N. del T: El siguiente texto está consagrado, por la crítica y por el mismo Kerouac, como una de las mejores muestras de escritura espontánea de la obra de Jack Kerouac. Aunque fue escrito en 1957, no se publicó en formato libro hasta 1960 en la recopilación de ensayos Lonesome Traveler.

Aquí podrás leer el texto y escuchar al propio Kerouac leyéndolo. Debajo, la traducción al castellano.

Título original: October in The Railroad Earth.

Traducción: Martín Abadía

 

 
 

 

 

There was a little alley in San Francisco back of the Southern Pacific station at Third and Townsend in redbrick of drowsy lazy afternoons with everybody at work in offices in the air you feel the impending rush of their commuter frenzy as soon they’ll be charging en masse from Market and Sansome buildings on foot and in buses and all well-dresses thru workingman Frisco of Walkup truck drives and even the poor grime-bemarked Third Street of lost bums even Negroes so hopeless and long left East and meanings of responsibility and try that now all they do is stand there spitting in the broken glass sometimes fifty in one afternoon against one wall at Third and Howard and here’s all these Millbrae and San Carlos neat-necktied producers and commuters of America and Steel Civilization rushing by with San Francisco Chronicles and green Call-Bulletins not even enough time to be disdainful, they’ve got to catch 130, 1321, 134, 136 all the way up to 146 till the time of evening supper in ross-alley-chinatown-san-francisco-474084027homes of the railroad earth when high in the sky the magic stars ride above the following hotshot freight trains. It’s all in California, it’s all a sea, I swim out of it in afternoons of sum hot meditation in my jeans with head on handkerchief or brakeman’s lantern or (if not working) on book, I look up at blue sky of perfect lostpurity and feel the warp of wood of old America beneath me and have insane conversations with Negroes in second-story windows above and everything is pouring in, the switching moves of boxcars in that little alley which is so much like the alleys of Lowell and I hear far off in the sense of coming night that engine calling our mountains.

 

But it was that beautiful cut of clouds I could always see above the little S.P. alley, puffs floating by from Oakland or the Gate of Marin to the north or San Jose south, the clarity of Cal to break your heart. It was the fantastic drowse and drum of hum of lum mum afternoon nathin’ to do, old Frisco with end of land sadness — the people — the alley full of trucks and cars of business nearabouts and nobody knew or far from cared who I was all my like three thousand five hundred miles from birth-O opened up and at last belonged to me in Great America.

 

Now it’s night in Third Street the keen little neons and also yellow bulblights of impossible-to-believe flops with dark ruined shadows moving back of torn yellow shades like a degenerate China with no money — the cats in Annie’s Alley, the flop comes on, moans, rolls, the street is loaded with darkness. Blue sky above with stars hanging high over old hotel roofs and blowers of hotels moaning out dusts of interior, the grime inside the word in mouths falling out tooth by tooth, the reading rooms tick tock bigclock with creak chair and slantboards and old faces looking up over rimless spectacles bought in some West Virginia or Florida or Liverpool England pawnshop long before I was born and across rains they’ve come to the end of the land sadness end of the world gladness all your San Franciscos will have to fall eventually and burn again.

 

 

 
 
 
 
 

But I’m walking and one night a bum fell into the hole of construction job where theyre tearing a sewer by day the husky Pacific & Electric youths in torn jeans who work there often I think of going up to some of em like say blond ones with wild hair and torn shits and say “You oughta apply for the railroad its much easier work you dont stand around the street all day and you get much more pay” but this bum fell in the hole you saw his foot stick out, a British MG also driven by some eccentric once bucked into the hole and as I came home from a long Saturday afternoon local to Hollister out of San Jose miles away across verdurous fields of prune and juice joy here’s this British MG backed and legs up wheels up into a pit and bums and cops standing around right outside the coffee shop —- it was the way they fenced it but he never had the nerve to do it due to the Fac. that he had no Money and nowhere to go and O his father was dead and O his mother was dead and O his sister was dead and O his whereabouts was dead was dead. —- But and then at that time also I lay in my room on long Saturday afternoons listening to Jumpin’ George with my fifth of tokay no tea and just under the sheets laughed to hear the 115584210_ecc2779e861crazy music “Mama, he treats you daughter mean,” Mama, Papa, and dont you come in here I’ll kill you etc. getting high by myself in room glooms and all wondrous knowing about the Negro the essential America out there always finding his solace his meaning in the fellaheen street and not in abstract morality and even when he has a church you see the pastor out front to the ladies on the make you hear his great vibrant voice on the sunny Sunday afternoon sidewalk full of sexual vibratos saying “Why yes Mam but de gospel do say that man was born of woman’s womb—-“ and so and so by that time I come crawling out of my warmsack and hit the street when I see the railroad ain’t gonna call me Hill 5 am Sunday morn probable for a local out of Bayshore in fact always for a local out of Bayshore and I go to the wailbur of all the wildbars in the world the one and only Third-and-Howard and there I go in and drink with the madmen and if I get drunk I git.

 

The whore who come up to me in there the night I was there with Al Buckle and said to me “You wanta play with me tonight Jim, and?” and I didnt think I had enough Money and later told this to Charley Low and he laughed and said “How do you know she wanted Money always take the chance that she might be out just for love or just out for love you know what I mean man dont be a sucker.” She was a goodlooking doll and said “How would you like to oolyakoo with me mon?” and I stood there like a jerk and in fact bought drink got drink drunk that night and in the 299 Club I was hit by the proprietor the band breaking up the fight before I had a chance to decide to hit him back which I didnt do and out on the street I tried to rush back in but they had locked the door and were looking at me thru the forbidden glass in the door with faces like underseas —- I should have played with her shurrouruuruuruuruuruuruurkdiei.

 

 

 

[Había un pequeño callejón en San Francisco detrás de la estación de Southern Pacific, en la Tercera y Townsend, de ladrillos rojos en las perezosas tardes somnolientas, y todo el mundo trabajando en oficinas y en el aire sentías la pesada prisa del frenesí de sus conmutadores para luego ser arrastrados en masa desde los edificios de Market y Sansome, a pie o en autobuses, todos bien vestidos en medio de los demás trabajadores de Frisco, camioneros de la Walkup, e incluso la remarcable mugre de la Calle Tercera con vagabundos perdidos y Negros desesperanzados y la larga calle Este a la izquierda y el sentido de la responsabilidad y el esfuerzo; y ahora todo lo que hacen es quedarse allí escupiendo el cristal, a veces cincuenta sobre una misma pared  de la Tercera y Howard durante toda la tarde, y todos esos productores de corbatas limpias de Milbrae y San Carlos y los conmutadores de América y la Civilización del Acero apresurándose a la par de las Crónicas de San Francisco y los boletines verdes con 92086938_25621e5e2dnoticias, y sin tiempo suficiente para ser desdeñosos, tienen que tomar la 130, la 1321, la 134, la 136 calle arriba hasta la 146 a la hora de cenar en sus casas, linderas a las vías, mientras que altas en el cielo las estrellas mágicas viajan por encima del carbón ardiente de los trenes de carga.

 

Todo esto en California, un mar que yo nado afuera, en las tardes de ardiente meditación final con mis jeans y un pañuelo en la cabeza o la linterna de guardafrenos o (si no estoy trabajando) con un libro, miro hacia arriba el cielo de perfecta pureza perdida y siento como la madera de la vieja América se comba debajo de mi y tengo conversaciones alocadas con Negros bajo las ventanas del segundo piso y todo nos invade, los bruscos movimientos de los furgones en aquel pequeño callejón tan parecido a los callejones de Lowell y oigo lejos los motores llamando a las montañas de la misma forma en que nos llama la noche.

 

Y era aquel contorno de nubes que podía siempre ver encima del pequeño callejón de Southern Pacific, las ráfagas flotando desde Oakland o la entrada de Marin al sur o de San Jose al norte, la claridad de California que detiene tu corazón. Era ese adormecerse fantástico y el impacto del murmullo de las chimeneas en las tardes de la infancia, nada que hacer, el viejo Frisco, fin de la tristeza de la tierra – la gente – el callejón lleno de camiones y cerca los autos de los negociantes, y nadie supo o se preocupó en saber quien era yo, todo lo que soy con tres mil quinientas millas desde mi nacimiento – todo abierto, y volviéndose parte de mí al fin, en la Gran América.

 

Ahora es de noche en la Calle Tercera, el neón fulge y los focos amarillos de desastres imposibles-de-creer con oscuras, arruinadas sombras tornándose en un desgarrado matiz amarillo, como una China degenerada sin dinero, – los gatos en el callejón de Annie, el cansancio que vuelve, gime, rueda, la calle que se llena de oscuridad. El cielo azul encima de las estrellas que penden sobre los techos de viejos hoteles y los calefactores lamentando el polvo del interior, la mugre dentro de las palabras cayendo diente a diente, las salas de lectura y el tictaqueo del gran reloj, las sillas crujientes al reclinarse y los viejos rostros que miran detrás de sus gafas sin armazón, compradas en alguna casa de empeño de Virginia o Liverpool, Ingltaterra mucho antes de que yo nacierse y a través de las lluvias han llegado hasta el final de la tristeza de la tierra, fin de alegría del mundo, todos los San Franciscos que tendrán que desmoronarse alguna vez y volver a arder.

Y yo camino, y una noche un vagabundo cayó dentro de un hoyo de una obra en construcción, allí donde están abriendo una cloaca, los roncos jóvenes de vaqueros desgastados de la Pacific & Electric que trabajan allí, y pienso a menudo en acercarme a ellos, a algún rubio de pelo ensortijado y camisetas ajada, y decirle “deberías pedir trabajo en el tren, es fácil, no te quedarías todo el día en la calle y ganarías mucho más,” pero el vagabundo había caído en el hoyo, uno de sus pies quedó fuera, en el mismo lugar donde una vez un M.G británico, conducido por algún excéntrico, se atascó mientras yo volvía a casa luego de una larga tarde de Sábado, cerca de Hollister, más allá de San Jose, a millas de distancia de la jugosa dicha, de los frescos campos de ciruelas, ahí se atasca un M.G británico, y las ruedas quedan hacia arriba y los vagabundos y los policías de pie alrededor, delante de la cafetería— y por la manera en la que lo rodeaban me di cuenta de que nunca podría conseguirlo, dado que no tenía dinero y ningún lugar adonde ir y Oh su padre había muerto y Oh su madre había muerto, y Oh su hermana había muerto, y Oh todos los suyos habían muerto, muerto.—- Y por entonces yo me acostaba en mi habitación en las largas tardes de Sábado, escuchando a Jumpin’ George con mi pinta de Tokay, sin marihuana, y reía debajo de las sábanas al oir aquella loca música, “Mama, he treats your daughter mean; Mama, Papa, y no te acerques aquí, porque te mataría, etc”; colocándome sin drogas en la penumbra de la habitación, y todos maravillados, sabiendo que el Negro, la esencia de América, habría siempre de hallar consuelo y propósito en las calles campesinas y no en lo abstracto de la moral, y que aún sin tener una iglesia, podías ver a sus pastores allí afuera, inclinándose frente a las mujeres, escuchar su voz vibrante diciendo, “Como quieras, Má, pero el gospel corrobora que el hombre nació del vientre de la mujer—” Y así y entonces, en aquel tiempo me salgo de mi saco de dormir y me hago a las calles cuando sé que no van a llamarme del tren hasta las 5 de la mañana del Domingo, y probablemente vaya a algún local en Bayshore, de hecho voy a un local en Bayshore siempre, y me meto en el bar más lacrimoso de todos los salvajes bares de este lado del mundo, en la Tercera y Howard, y allí, entre dementes, me emborracho y luego me marcho.

Aquella puta que se acercó una vez, en la noche, yo estaba allí con Al Buckle y me dijo, “¿Quieres jugar un rato esta noche, Jim?” y me di cuenta de que no tenía dinero suficiente, y más tarde le conté a Charley Low y él se rió y dijo, “¿Por qué pensaste que precisaba dinero? Siempre existe la posibilidad de que hubiera salido sólo por amor. No seas cretino.” Y ella era una chica linda y me dijo, “¿Cómo te gustaría hacerlo conmigo, amor?” y yo ahí como un idiota; y de hecho, me compré un trago, bebí, me emborraché y esa noche, en el Club 299, el propietario me golpeó y una banda se metió en la pelea mucho antes de que yo pudiera devolver el golpe, cosa que no hice, y luego en la calle, me di prisa para entrar nuevamente al lugar y ya había cerrado la puerta y me miraban por el vidrio espejado con rostros difusos— Y debería haberla pasado bien jugando con ella y su shurro-uruuruuruuruuruuruurkdiei.]

 

 

 

5 Responses to “Dossier Kerouac: October in The Railroad Earth / Octubre en las vías del Tren (1957)”

  1. […] October in the Railroad Earth /Octubre en las vías del tren, por Jack Kerouac (con audio – bilingüe). […]

  2. Juan Manuel Says:

    Muchas gracias por este dossier, la voz de Jack, unas grabaciones-como éstas- que aparecieron inéditas y bien ensobradas en una librería de la avenida corrientes, aquí en Buenos Aires, y que se escaparon de los alcances de mis bolsillos por una mala empleada que no prestó atención a mis prisas y a mi intención de señar el combo de cds con la voz de Kerouac y un bonito cuaderno impreso a color en inglés. Así se fue esa oportunidad, que vuelve transformada y traducida por ustedes y su gran trabajo, GRACIAS- nunca es malo no cansarse de agradecer lo que a uno lo hace feliz.

    Juan Manuel

  3. laperiodicarevisiondominical Says:

    A vos, Juan Manuel. Por esta notable historia y por tu palabras. Que con comentarios como los tuyos las copas se rebalsan y nos sentamos todos a beber como piratas.
    Un abrazo,

    M

  4. francisco Says:

    muchas gracias por subir esto. me encanta kerouac es uno de mis autores preferidos y es un placer escuchar su voz y poder leer el texto en inglés y español


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s