La periódica revisión dominical

BUNKER LITERARIO

Sergio Pitol: Testimonio Gris 2 mayo 9, 2010

Filed under: Literatura Mexicana — laperiodicarevisiondominical @ 4:22 am
Tags: , ,

En “El Mago de Viena”, tercera parte de la llamada Trilogía de la Memoria del escritor mexicano Sergio Pitol, nos encontramos con una continuidad escritural que recuerda los libros que lo anteceden. Sin embargo, las vivencias narradas, las impresiones y lecturas, profundizan lo biográfico sin llegar a convertirse en un relato marcado por un yo que lo inunda todo.


Pitol maneja el pasado con cuidado. Indaga como siguiendo huellas inciertas y borrosas. Procura ausentarse del relato y darle protagonismo a los sucesos antes que a su intimidad. No sigue una línea cronológica, ni secuencia las acciones a una causalidad. Los registros, las anotaciones, las marcas del texto, funcionan como un hilo que va agrupando fragmentos que nunca pierden su individualidad. El escritor mexicano reúne; convoca diversos tiempos en un texto que, en el fondo, no puede tener final.


“Creí que al escribir este relato de viaje, algún hilo comenzaría a conectarse con otros hasta llegar a desenredar el nudo. La escritura, muy a menudo, y todo autor lo sabe aun sin proponérselo, rescata zonas poco visitadas, limpia los lugares deseados de la conciencia, lleva aire a las zonas sofocadas, revitaliza todo lo que ha empezado a marchitarse, pone en movimiento reflejos que uno creía ya extinguidos” p.81


Sin embargo, por más que la presencia del autor procure confundirse con los hechos y reflexiones narradas, hay una voz que no puede ocultarse. La intención de revelar y entender esos secretos que se mantienen en el tiempo, de deslizar una escritura que recupere, resulta insoslayable en El Mago de Viena. En definitiva, lo que el texto de Pitol privilegia es el destino de la evidencia. ¿Hacía dónde convoca esta escritura? Hay espacio para la conjetura; son muchos los caminos donde puede desembocar la memoria.


La frontera que el narrador intenta colocar entre su vida y los hechos, es permeable y él la denuncia. Hay un costo en quedar afuera, en dejarse afuera, en despersonalizar lo que le sucede de lo que hace. Un costo y también un imposible. Así es como Pitol incorpora el contexto y lo utiliza para su escritura. Subordina lo biográfico, y en otras ocasiones comienza desde ahí para lanzarse hacia otros lugares. Un comentario literario realizado por el narrador no queda al margen de la situación que vivía el mismo narrador cuando escribía o leía el libro comentado. El narrador, a su vez, se apoya en la escritura biográfica o epistolar del autor comentado para concluir, reflexionar, comparar y dictaminar. Un comentario sobre Conrad, por ejemplo, hace que el narrador vaya a las cartas del escritor polaco-inglés. Aparecen respuestas, nuevas problemáticas, conclusiones sobre el oficio en esos textos personales. La literatura, en consecuencia, explora todos los registros y se vale de todos ellos para configurar los perfiles y huellas que desencadenarán en lo que solemos llamar experiencia.


“Escribir un diario es establecer un diálogo con uno mismo y un conducto adecuado para eliminar toxinas venenosas. (…) En fin, en cualquier tema sobre el que escribo logro introducir mi presencia, me entrometo en el asunto, relato anécdotas que a veces ni siquiera vienen al caso, transcribo trozos de viejas conversaciones mantenidas no sólo con personajes deslumbrantes sino también con gente miserable, esa que pasa las noches en estaciones de ferrocarril para dormitar o conversar hasta la madrugada.” p.95


El relato, en cuanto a su contenido, registra, como si de un cuaderno de lectura se tratara, la confesión del autor sobre la construcción de sus novelas. Siempre mencionando su infancia, sus años de viaje por Europa, sus trabajos temporales, la singular experiencia en Cuba. Pitol cuenta cómo escribió algunas de sus novelas, de dónde sacó las ideas, cómo el lenguaje fue convirtiéndose en forma. A su vez, el autor, al igual que en sus libros de memoria anteriores, procura escribir sobre autores que marcaron su vida. La presencia del ya mencionado Joseph Conrad, como también la de Enrique Vila-Matas, Flann O`Brien, Henry James, Gao Xingjian, Evelyn Waugh, convierte el trabajo de memoria en un ejercicio de reseña. Lo que se dice sobre los autores, las pequeñas crónicas sobre la lectura, generan un compromiso biográfico mayor. Imposible separar lo que leemos de lo que vivimos. Si vamos a recordar, si vamos a escribir sobre aquello que nos pasó, no podemos obviar los libros que ahí estuvieron.


Pitol también indaga en aspectos biográficos de sus escritores favoritos para conocer un poco más de ellos, pero también para justificar una concepción de lo que el autor mexicano entiende por literatura: todo se convierte en escritura. No concibe un espacio, ni de juego ni de ensayo, donde la escritura esté ausente. La memoria no se guarda, se escribe o se lee. Y hay que dejar rastro.


“Un escritor, de eso soy consciente, no busca la forma, sino que se abre a ella, la espera, la acepta, aunque parezca combatirla. Pero la forma siempre debe vencer. Cuando no es así el texto está podrido.” P.232


El libro de Pitol se enmarca en esa misma definición. La memoria no es un género, sino un requisito para esta escritura; la autobiografía tampoco es un género, sino la materialidad de todo lo que se escribe. De esa manera, el texto se convierte en un todo que contempla un fluir que no sabe de distinciones formales.


No hay una secuencia narrativa clásica, sino un texto que se construye de diversos registros. El cuerpo de la escritura gesticula su propio rigor. Hay un texto que se escribe, un diario con viejos recuerdos que genera narración. La literatura de la memoria sufre una condena: en algún momento ya no habrá tiempo para escribir; en algún momento ya no habrá memoria donde esconderse.



R.S

 

 

 

2 Responses to “Sergio Pitol: Testimonio Gris 2”

  1. […] This post was mentioned on Twitter by vida retirada. vida retirada said: Sergio Pitol: Testimonio Gris II, por @laperiodica http://bit.ly/beA28x […]

  2. […] Fotos Vasco Szinetar | 123 NonStop | La Periódica Revisión Dominical […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s